ARRENDAMIENTO SI! COMODATO NO!

ARRENDAMIENTO SI!
COMODATO NO!

Cuando por algún motivo decidimos alquilar un inmueble, pensamos en lo engorroso del trámite para lograr la desocupación del mismo una vez terminado el arrendamiento, y más, si escuchamos a personas que han tenido problemas y nos dicen: “no lo alquiles porque después cuesta mucho sacar al inquilino, mejor firma un comodato y así no tendrás problemas.” Nada que ver con la realidad!. El comodato es un contrato que consiste en prestarle a alguien llamado comodatario, un bien determinado para que lo use y disfrute en forma gratuita por un tiempo determinado.

En el arrendamiento en cambio, sí existe una contraprestación por del uso del inmueble, que es lo que denominamos cánon de arrendamiento. Nadie puede creer a estas alturas, con la crisis de vivienda que sufre nuestro país, que alguna persona preste su vivienda para que otra viva allí a cambio de nada. Es más, los jueces que dirimen los casos de desalojo están convencidos de eso y en cada juicio donde está presente la figura del comodato y donde se pretende simular un contrato de arrendamiento, no dudan en sentenciar que efectivamente se ha simulado una relación arrendaticia, dando lugar a que el dueño de la casa pierda el juicio y se complique aun más el asunto en el sentido de tener que empezar de nuevo el litigio para intentar lograr la desocupación del inmueble alquilado.

Mantener en secreto un arrendamiento es muy difícil, cualquier elemento o documento hace que se descubra la verdadera relación entre arrendador y arrendatario, ya sean cheques librados en forma post-datada o letras de cambio firmadas a favor del propietario o recibos de pago por supuesta deuda, entre otros. Los cheques lo usan para garantizar el pago del alquiler mensualmente, es decir, el inquilino le emite cheques al propietario en forma mensual por la cantidad correspondiente al monto del alquiler. Puede ser también que el propietario le hace firmar al inquilino tantas letras de cambio como meses de alquiler falten por transcurrir, y en la medida que el inquilino va pagando, el propietario le entrega las letras canceladas.

Otra modalidad, es el otorgamiento de recibos por pagos de supuestas deudas donde siempre es el mismo monto, pagado en forma mensual y casi siempre en las mismas fechas. Qué casualidad no les parece?. Nos damos cuenta entonces que es muy fácil descubrir un arrendamiento disfrazado de comodato; basta que el inquilino diga en juicio que no está ocupando el inmueble en forma gratuita sino que por el contrario, le paga al propietario una cantidad mensual por vivir allí y lo demuestre con las señaladas letras de cambio o con los talones de cheques emitidos a favor del propietario y cobrados efectivamente por éste; o si lo prefiere, muestre los recibos de pago de una supuesta deuda a favor del dueño del inmueble, deuda que jamás logrará probar el referido propietario porque sencillamente no existe.

Lo correcto en estos casos es escribir la verdad. Si su intención es arrendar, pues asesórese bien y redacte un buen contrato de arrendamiento donde se cubra cualquier riesgo y mediante el cual se prevea cualquier difícil situación en caso de desalojo. No simule la relación arrendaticia mediante ningún contrato distinto, ni de comodato, ni de servicio ni de ninguna otra naturaleza jurídica distinta a la verdadera intención. La Ley de Arrendamientos Inmobiliarios vigente, prevé todo lo concerniente al arrendamiento y en caso de existir duda, se aplica lo establecido en el Código Civil respecto a esta materia; pero no invente ni se deje llevar por recomendaciones nefastas, que a la larga, le traerá más problemas a la hora de solicitarle a su inquilino que le desocupe y devuelva el inmueble arrendado.

Por Gilberto Reyes Kinzler





Este artículo proviene de ...:: ViaLegal.com.ve
http://www.vialegal.com.ve

La dirección de esta noticia es:
http://www.vialegal.com.ve/modules.php?name=Sections&op=viewarticle&artid=11