Inicio    Nosotros     Noticias     Enlaces     Consultas

Temas
 

Via Legal

Libro Via Legal

Buscador TSJ

Contáctenos

AUTORIZACIÓN DEL CONCUBINO!

Siempre hemos escuchado en nuestra vida de casados, que cada vez que vamos a vender un bien determinado, mueble o inmueble, carros, casas, etc., o cuando vamos a hipotecarlos o a darlos en cualquier tipo de garantía, necesitamos el consentimiento de nuestro cónyuge para hacerlo. Pero mucha gente se pregunta: Mi concubino(a) tendría que firmar también dicha autorización, al igual que lo debe hacer la gente casada?.- explicamos: El artículo 168 del Código Civil vigente, establece, entre otras cosas, que para vender, de cualquier forma enajenar o hipotecar o gravar cualquiera de los bienes que conforman nuestra comunidad conyugal, es necesario la firma de ambos cónyuges; pero no prevé nada respecto a la autorización de los concubinos para ese tipo de negocio jurídico. Nuestra Constitución Nacional brinda protección a las uniones estables de hecho entre un hombre y una mujer que cumplan los requisitos establecidos en la ley, y las equipara en cuanto sea aplicable, al prever que producen los mismos efectos que el matrimonio; pero aún así, existe vacío legal en cuanto al régimen patrimonial en el concubinato.

La jurisprudencia es la que se ha encargado hasta ahora de interpretar y establecer criterios jurídicos en ese tema ante la ausencia de una moderna reforma legal. Qué hace uno de los cónyuges si el otro vende o hipoteca algún bien perteneciente a la comunidad conyugal?.- Puede perfectamente demandar la nulidad de ese acto jurídico o simplemente aprobarlo manifestando su consentimiento posteriormente a la realización del mismo; teniendo en cualquiera de estos casos, efecto contra todas las personas involucradas en el negocio celebrado y contra cualquier extraño también ; pero, puede uno de los concubinos hacer lo mismo?. Puede demandar al otro concubino y a quien compró el bien común, alegando que ese bien es de la comunidad concubinaria y en consecuencia esa venta es núla?.- Nada impide que lo haga, el problema está en la carga de probar tal situación. No es lo mismo un mandato legal protegiendo una situación determinada, que tiene efecto contra todo el mundo, a tener que probar una situación de hecho escasamente regulada por nuestra legislación.

Las reglas del concubinato en cuanto a patrimonio común se parecen a las de la comunidad ordinaria, es decir, dueños de algo común, donde cada comunero tiene libertad para disponer de su parte, sin limite alguno, lo cual no es en totalidad factible en el matrimonio (art.168 código civil), debido a que precisamente en el concubinato no existe tal regulación. Incluso, los convenios celebrados entre concubinos, donde se regule la administración de los bienes comunes, no tiene efecto contra terceras personas, mientras que en el caso del matrimonio, la regulación de los bienes, además de la ley, puede hacerse mediante un contrato denominado Capitulaciones Matrimoniales, cuyo contenido y cumplida la formalidad del registro, sí tiene efecto contra todos.

De acuerdo a esto, dada la ausencia de legislación específica , el concubino afectado por la venta del bien común tendrá acción legal sólo contra el otro concubino, por los daños ocasionados al vender un bien de la comunidad concubinaria, pero será muy difícil demandar la nulidad de esa venta alegando el contenido del señalado artículo 168, dado que, como antes señalamos, la formalidad establecida en ese artículo, es sólo para los cónyuges y nó para los concubinos.

Por Gilberto Reyes Kinzler

(737 palabras totales en este texto)
(6951 Lecturas)   Versión Imprimible

  

[ Volver Hogar y Familia | Índice de las Secciones ]