Inicio    Nosotros     Noticias     Enlaces     Consultas

Temas
 

Via Legal

Libro Via Legal

Buscador TSJ

Contáctenos

TÚ HEREDAS; YÓ HEREDO; TODOS HEREDAMOS; QUIÉNES HEREDAN?

Murió papá, mamá o los abuelos. Qué hacemos? Quiénes son las personas llamadas por la ley para heredar? .- Primero debemos preguntarnos si la persona fallecida dejó algún testamento o si por el contrario no existe escritura testamentaria alguna, llamándose dicha herencia en este caso “Sucesión Ab-Intestato” , que significa “Sin Testamento”. En este tipo de sucesión (sin testamento), la ley prevé un orden determinado de suceder, es decir, un orden cronológico de personas llamadas a aceptar o a rechazar la herencia respectiva. Enseguida pensamos: Rechazar? , ¿cómo es eso?.- Recordemos que como en la herencia entran como objeto, tanto activos como pasivos, cuando los herederos solicitan hacer un inventario de lo bienes y obligaciones que conforman la masa hereditaria, si el resultado es desfavorable a las expectativas debido a la gran cantidad de deudas, podrían es ese caso rechazar la referida herencia. Ahora bien, pero quiénes heredan y en qué orden?.

Pongamos un primer ejemplo que va desde los ascendientes hasta los descendientes. En este caso, murió mi Abuelo paterno y tienen vocación hereditaria mi padre y sus hermanos, es decir mis tíos. También hereda mi abuela, cuya cuota parte en la herencia será en la misma proporción a la de un hijo de mi abuelo; más claramente, si mi abuelo tuvo tres (3) hijos, la herencia se distribuirá entre cuatro (4) personas, incluyendo a mi abuela. Mucha gente tiene la errónea idea, que cuando muere el esposo o esposa, su viuda o viudo hereda la mitad de los bienes más otra parte equivalente a la de un hijo. Nada menos cierto!.- No es que la viuda o cónyuge sobreviviente herede la mitad de los bienes, sino que dentro de las normas del matrimonio, la muerte de uno cualquiera de los cónyuges, hace cesar la comunidad conyugal extinguiéndola, hecho equivalente al divorcio; por lo que necesariamente la división de los bienes debe ser de por mitad, correspondiéndole al esposo o esposa sobreviviente su respectiva cuota parte de la liquidación de esa comunidad conyugal, constituyendo el resto de los bienes la masa hereditaria a repartir de acuerdo a la ley, entre todos los herederos y, es allí donde entra ese cónyuge (viudo o viuda) a formar parte de los herederos como si fuese un descendiente del causante.

La primera regla establecida en nuestra legislación sucesoral es la que prevé que al padre, a la madre y a todo ascendiente suceden sus hijos o descendientes cuya filiación esté legalmente comprobada; siendo esto de la filiación muy importante ya que no podrá heredar quien no haya sido reconocido en vida por la persona fallecida o por los herederos de éste mediante acto posmorten. Como segunda y tercera regla tenemos lo que mencionamos arriba, respecto a que el viudo o la viuda concurre con los descendientes tomando una parte igual a la de un hijo, por una parte, y por la otra, lo relativo a los derechos sucesorios para el cónyuge de la persona de cuya sucesión se trate, los cuales no tienen lugar ni efecto alguno en caso que la muerte se produzca durante la separación de cuerpos y bienes, ya sea por mutuo consentimiento o contenciosa, salvo prueba, en ambos casos, de reconciliación. Ampliando el rango de estudio de este tema, nace la inquietud respecto a quién o quiénes son las personas que heredan en caso que la persona fallecida no hubiere dejado hijos ni descendientes? En este caso tendrían vocación hereditaria los ascendientes y el cónyuge sobreviviente (viudo o viuda), en partes o proporciones iguales, es decir mitad y mitad.

En caso que no exista cónyuge, los ascendientes serán los únicos herederos. Si tampoco hay ascendientes, corresponde la herencia a los hermanos de la persona fallecida y si todos los hermanos o alguno de ellos han fallecido también, corresponde la herencia a los sobrinos por derecho de representación. A falta de sobrinos, hermanos, ascendientes y descendientes, la herencia corresponde íntegramente al cónyuge y si tampoco éste existe, sucederán al de cujus (fallecido) sus otros familiares colaterales por consanguinidad hasta el sexto grado.

Por Gilberto Reyes Kinzler

(849 palabras totales en este texto)
(15797 Lecturas)   Versión Imprimible

  

[ Volver Hogar y Familia | Índice de las Secciones ]