Inicio    Nosotros     Noticias     Enlaces     Consultas

Temas
 

Via Legal

Libro Via Legal

Buscador TSJ

Contáctenos

ABANDONO DEL HOGAR!

Antes de la reforma del Código Civil venezolano, sufrida en 1982; se hablaba de “ABANDONO DEL HOGAR” como causal de Divorcio. Luego de la reforma, nuestro legislador se limitó a la expresión “ABANDONO”, suprimiéndose las palabras “DEL HOGAR”. Ello, debido a que se consideró en ese momento; y se sigue considerando en la actualidad, que para que exista la figura del ABANDONO, no necesariamente hay que separarse o irse físicamente del inmueble que sirve de asiento al hogar común. Lo que tipifica el ABANDONO es la violación intencional y no justificada de los deberes conyugales, de manera que, conforme a los criterios modernos en esta materia, la referida causal de divorcio va más allá de la separación material del hogar cometida por uno de los cónyuges; basta que el cónyuge culpable no cumpla voluntariamente con cualquiera de los deberes que le impone el matrimonio. La inobservancia de los deberes de socorro y asistencia, la abstención del deber conyugal, la negativa a la cohabitación , la falta de estímulo y tolerancia para con nuestra pareja; en fin, todo acto, todo deber, toda obligación omitida voluntaria y conscientemente en perjuicio del otro cónyuge, constituye la causal de divorcio por ABANDONO.

Ahora bien, dentro de la figura del ABANDONO, se han tejido una serie de comentarios y dudas respecto a si la persona que incurre en ella pierde algún tipo derecho sobre los bienes que conforman la comunidad conyugal. Hay quienes sostienen que sí, alegando que son bienes comunes y que por el sólo hecho de irse de la casa significa que se abandonó la cosa común y que la ley prevé que en esos casos, al abandonarse una cosa común, en este caso el hogar, se está renunciando a los derechos patrimoniales sobre el mismo en beneficio del otro comunero, en este caso, en beneficio del otro cónyuge quien no incurrió en ABANDONO. En nuestro humilde criterio, esta teoría está carente de suficientes elementos jurídicos para sostenerse. Quien incurre en ABANDONO, da origen a la causal de Divorcio establecida en nuestro Código Civil (art.185, 2º); pero no podría pensarse jamás, ni deducir de ese hecho, que el causante de ese abandono está renunciando tácitamente a sus derechos sobre los bienes que conforman la comunidad de gananciales. La ley no establece como sanción al causante del abandono, la pérdida de sus bienes, sino que, lo somete a las consecuencias del divorcio por abandono voluntario, que en el peor de los casos, le ocasiona la pérdida de las costas del proceso de divorcio y en algunos casos, donde existen niños menores de edad, cuya guarda puede ser objeto de disputa en ese proceso, los jueces suelen otorgarle la misma al cónyuge NO autor del abandono. Sostener que quien abandona el hogar, a su cónyuge y a sus hijos, renuncia a sus derechos sobre los bienes de la comunidad, aunque en muchos casos pueda parecer injusto que una persona así, pueda merecer parte de todos los bienes, la ley no prevé como sanción al causante del abandono la pérdida de tales derechos; y sentenciar lo contrario, sería violentar flagrantemente el contenido de nuestra legislación.

Por Gilberto Reyes Kinzler

(653 palabras totales en este texto)
(22873 Lecturas)   Versión Imprimible

  

[ Volver Hogar y Familia | Índice de las Secciones ]